Páginas vistas en total

miércoles, 12 de junio de 2013

Una casa en la Luna

¿Quién no quiere tener una casa en otro lugar?

Al pie de un río que discurra tranquilo entre alisos y fresnos.

Encajada en un profundo valle rodeado de montañas nevadas.

En una ladera de umbría de la Sierra de San Pedro.

Bajo las encinas de una dehesa en la que encontrar orquídeas.

Una buhardilla en París, con vistas al Sena.

Un apartamento en Nueva York al lado de Central Park.

Una casa de campo en La Provenza.

Una cabaña en Cala Gonone.

A veces quisiera estar en la Luna.

Instalar allí mi casa y sujetarla con vientos para que no se la lleve la falta de gravedad.

Salir a tomar el fresco y contemplar el espacio. Mirar los demás planetas, un cometa que pasa cada doscientos años, el agujero negro que tanto miedo me da, el Sol.

La Luna es como un regalo que acabas de abrir.

¿Quién no quiere tener una casa en la Luna?

Ilustración de Deli Cornejo para "Luna, lunera, ¡quién alcanzarte pudiera!"



1 comentario:

  1. Ya sabes Pilar lo mucho que me gusta a luna, que me ilumine y vele mis noches oscuras. Pero son tantos los lugares hermosos o apetecibles que propones como residencia, que no me importaría instalar mi campamento de sueños en cada uno de ellos. Itinerante, siempre.

    Mucho ánimo con este Blog, personalmente espero mucho de él.

    Un fuerte abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar

Si quieres comentar algo, escríbelo aquí. ¡Gracias!