Páginas vistas en total

viernes, 1 de noviembre de 2013

NO QUISIERA DEJAR PASAR LA VIDA


Intentando poner en orden el montón de papeles y cuadernos que acumulo desde hace años, encontré un poema escrito a lápiz, fechado el 5 de mayo de 2001.

No me acordaba que hubo un tiempo en que escribía poesía más a menudo.

Me pregunto qué pensaba por aquel entonces, por qué surgieron estas palabras, qué sentía en esos momentos... sin duda, lo que escribo siempre ha sido reflejo de mi estado de ánimo.

"No quisiera dejar pasar la vida"... es la frase que más me llama la atención.


"En las llanuras que se extienden
más allá del nublado de mis ojos,
donde los árboles perdieron la batalla
-y las sombras del suelo
son las nubes del cielo-,
me dejo envolver por las olas
que el viento
voluminoso
y exagerado
arranca a las entrañas de la tierra.

No quisiera dejar pasar la vida
sin sentir en un instante el orbe
bajo mis pies,
palpar sobre mi cabeza
el soplo extenso del aire
y comprender que el horizonte
no es una simple línea que se traza
con la mirada al infinito
sino la unión íntima
de multitud de puntos
en el confín mismo de la existencia.

Si algún día me salgo del sendero
y me extravío
                                   pensando
que transito caminos más suaves
y olvido el frío que me helaba los dedos
y el sol que hacía brotar mis sudores,
cogedme al vuelo y devolvedme
a la eterna soledad de las llanuras
que yo sabré respirar la tierra
caliente
                                   y reseca
y redimir sin lágrimas mi osadía”.


"Horizonte alado" de Cristina Moreno de Acevedo


1 comentario:

  1. Pilar, sigue regalándonos poemas, prosa e imágenes que todas caben en tu casa en la luna.
    La poesía es más que un texto que describe algo, la poesía es la revelación de lo que guardan nuestros más profundos sentimientos.
    Tu poema de hoy merece ser leído más de una vez y no de pasada. Lo voy a copiar y guardar, para así tenerlo conmigo y leerlo como se debe leer la buena poesía, deleitándome con cada verso.
    No te olvides de tu casa en la luna, atiéndela y llénala de vida y contágianos de ella a cuantos te visitamos.
    Un abrazo.
    Isabel

    ResponderEliminar

Si quieres comentar algo, escríbelo aquí. ¡Gracias!